Pacientes negros visten elegante y hablan distinto para evitar prejuicios cuando van al médico

[ad_1]

Una joven madre de Antelope Valley, en California, baña a sus hijos y los viste con ropa impecable, asegurándose de que tengan el mejor aspecto posible en las citas médicas. “Les cepillo los dientes antes de ir al dentista. Son alguna de las cosas que hago para protegerme de un trato injusto”, explicó a investigadores.

Un hombre de 72 años de Los Angeles, consciente de que es negro, intenta que quienes lo atienden se sientan cómodos con él. “Es probable que mis acciones se juzguen y se apliquen a toda la raza, sobre todo si son negativas”, afirmó. “Y más si se perciben como agresivas”.

Muchos californianos negros afirman haber adaptado su aspecto o comportamiento —hasta el punto de minimizar las preguntas—, para reducir las posibilidades de discriminación y prejuicios en hospitales, clínicas y consultas médicas.

Entre las estrategias que dicen haber adoptado, el 32% presta especial atención a su forma de vestir; el 35% modifica su forma de hablar o su comportamiento para que los médicos se sientan cómodos. Y el 41% les dicen a sus médicos que son personas educadas, informadas y preparadas.

Estos comportamientos se recogen en una encuesta con 3,325 participantes como parte de un estudio de octubre titulado “Escuchando a los californianos negros: cómo el sistema sanitario socava su búsqueda de una buena salud”, financiado por la California Health Care Foundation. Parte de su objetivo fue llamar la atención sobre el esfuerzo que deben realizar los pacientes negros para obtener una atención médica de calidad.

“Si nos fijamos en la frecuencia con la que los californianos negros alteran su forma de hablar y de vestir para acudir a una visita médica, es una señal de que algo tiene que cambiar”, dijo Shakari Byerly, cuya empresa de investigación, Evitarus, dirigió el estudio.

Un tercio de los pacientes negros afirma que va a las consultas con un acompañante para que observe y abogue por ellos. Y, según el estudio, más de una cuarta parte evita la atención médica simplemente porque creen que no se les tratará bien.

“El sistema nos mira de forma diferente, no sólo en las consultas médicas”, señaló el doctor Michael LeNoir, que no participó en el estudio.

LeNoir, alergista y pediatra de Oakland que fundó, hace casi dos décadas, el African American Wellness Project para combatir las disparidades en salud, no encontró sorprendentes las respuestas, dado que muchos negros han aprendido a hacer esos ajustes de forma rutinaria. “Existe una discriminación generalizada”, dijo, “así que todos aprendemos nuestro papel”.

Existen abundantes pruebas de la desigualdad racial en la atención médica.

Un análisis del Urban Institute publicado en 2021, reveló que los pacientes negros tienen muchas más probabilidades de sufrir problemas relacionados con procedimientos quirúrgicos que los pacientes blancos no hispanos en el mismo hospital.

Un estudio publicado en noviembre por la Oficina Nacional de Investigación Económica descubrió que las madres y los bebés negros tenían peores resultados de salud que otros grupos en diferentes niveles de la atención de salud. Y otro trabajo publicado en enero, dirigido por investigadores del Instituto Oncológico Dana-Farber, evidenció que los pacientes afroamericanos e hispanos mayores con cáncer avanzado tienen menos probabilidades de recibir opioides para el dolor que los pacientes blancos no hispanos.

Gigi Crowder, directora ejecutiva de la National Alliance on Mental Illness, en el condado de Contra Costa, dijo que con frecuencia ve retrasos en los diagnósticos de salud mental en pacientes negros.

“Escucho historias sobre cuánto tarda la gente en recibir sus diagnósticos”, contó Crowder. “Muchos no reciben sus diagnósticos hasta seis o siete años después del inicio de su enfermedad”.

Casi un tercio de los encuestados en el estudio de la California Health Care Foundation —que analizó sólo a californianos negros, no a otros grupos étnicos o raciales— declararon haber sido tratados mal por un proveedor de salud debido a su raza o etnia. Una participante dijo que su médico le aconsejó simplemente que hiciera más ejercicio y adelgazara cuando ella le explicó que le faltaba el aire. Finalmente descubrió que tenía anemia y necesitó dos transfusiones de sangre.

“Siento que las voces negras no se escuchan. No se las toma tan en serio”, expresó la mujer a los investigadores. “En este caso, no se me escuchó, y acabó siendo un problema muy grave, de hecho potencialmente mortal”.

Ovester Armstrong Jr. sits on a couch in his home and holds his hands in his lap. He is looking directly towards the camera and smiling broadly.
Cuando busca atención médica, Ovester Armstrong Jr. trata de encontrar médicos acostumbrados a tratar a pacientes negros y de otras minorías. Un estudio reciente encontró que 1 de cada 3 californianos negros modifican su habla o comportamiento para evitar prejuicios.(Shelby Knowles for KHN)

Personas con las que KHN habló, que no participaron de la encuesta, describieron experiencias similares.

Shaleta Smith, de 44 años y residente en el sur de California, acudió a una emergencia sangrando, una semana después de dar a luz a su tercera hija. Un médico quiso darle el alta, pero una enfermera llamó al obstetra de Smith para pedirle una segunda opinión. Resultó ser un problema grave que requerió una histerectomía.

“Casi me muero”, dijo Smith.

Años más tarde, en una experiencia no relacionada, su médico de cabecera insistió en que su persistente pérdida de voz y su fiebre recurrente eran síntomas de laringitis. Tras suplicar que la derivaran a un especialista, éste le diagnosticó un trastorno autoinmune.

Smith dijo que no tiene claro si el prejuicio fue un factor en esas interacciones con los médicos, pero siempre tiene que esforzarse para que se tomen en serio sus problemas de salud. Cuando visita a sus médicos, Smith les dice que trabaja en el campo de la medicina y la administración.

Los pacientes negros tienen que preocuparse por buscar médicos que los atiendan mejor.

Ovester Armstrong Jr. vive en Tracy, en el Valle Central, pero está dispuesto a conducir una hora hasta la zona de la Bahía para buscar proveedores que estén más acostumbrados a tratar a pacientes negros y de otras minorías.

“He tratado con médicos que no tienen experiencia en la atención a diferentes culturas, que no son conscientes de las diferencias culturales o incluso de nuestra vida social, del hecho de que nuestros menús son diferentes”, afirmó Armstrong.

Pero es posible que Amstrong no encuentre al médico que busca. Un estudio de la UCLA de 2021 reveló que la proporción de médicos estadounidenses negros es del 5,4%, lo que supone un aumento de sólo 4 puntos porcentuales en los últimos 120 años.

El proyecto de bienestar de LeNoir proporciona información a los pacientes para que puedan hacer preguntas informadas a sus médicos. Y el California Black Women’s Health Project está contratando “embajadoras” de salud para ayudar a las pacientes negras a navegar el sistema, según Raena Granberry, directora de salud materna y reproductiva de la organización.

Joyce Clarke, de 70 años, quien vive en el sur de California, lleva preguntas escritas cuando va al médico. “Los profesionales de la salud son ante todo personas, por lo que vienen con sus propios prejuicios, ya sean intencionados o no, y eso hace que una persona negra se mantenga en guardia”, afirmó Clarke.

Aunque el estudio arroja luz sobre la forma en que los pacientes negros interactúan con los profesionales médicos, Katherine Haynes, responsable de programas de la California Health Care Foundation, dijo que nuevas investigaciones podrían determinar si las experiencias de los pacientes mejoran.

“Las personas que proporcionan la atención —los médicos— necesitan información oportuna sobre cuál es la experiencia que viven los pacientes”, señaló Haynes.

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

Comments are closed.